Lo habitual es que, si tenemos una necesidad de financiación en nuestra vida, tanto si queremos cambiar de coche, comprarnos una moto, viajar, o adquirir una vivienda, acudamos a nuestra entidad financiera de toda la vida, para que nos indiquen si podemos o no comprar, viajar o seguir soñando. Los tiempos por suerte han cambiado, y la información de la que podemos disponer también. Las entidades al disminuir sus márgenes comerciales por la competencia, tienden de manera generalizada a desprestigiar a su competencia para poner en valor su actividad. Pero centrémonos, si vamos a solicitar un crédito y esa entidad, en la peor situación, quiebra, a nosotros no son afectará ni un solo euro.

Lo que debemos tener en cuenta es el objetivo, conseguir los mejores tipos de interés con las mejores facilidades de tramitación.

Haciendo este estudio de mercado, lo hemos enfocado primero precio y luego desde gestión/tramitación.

Por precio, hay una diferencia muy significativa de hasta 800€. Y esto es debido a que las entidades que su actividad única es la de prestar dinero, tienen que bajar los intereses para poder ganar la partida. Pero recordar, nosotros como consumidores, nos debe dar igual, tenemos que enfocar la operación a nuestro objetivo no al de la gran corporación.