Después de semanas de confinamiento, el Gobierno ha vuelto a prorrogar el estado de alarma decretado por el COVID-19. No obstante, se han empezado a estudiar diferentes escenarios y medidas para el plan de desescalada con el fin de reactivar la rutina de la población para la vuelta a la normalidad, y la economía.

Previsiones y perspectivas

En cuanto a las previsiones de recuperación, está claro que pueden variar en función de la comunidad autónoma y su tasa de riesgo, no obstante, se estudia realizar tareas sencillas como hacer deporte en solitario o la salida a la calle de los niños durante un breve tiempo. Para ello, también se está poniendo en duda, obligar o recomendar la protección mediante el uso de mascarillas.

Sin embargo, para evitar caer en el riesgo de ocasionar rebrotes se seguirían promoviendo medidas de higiene, así como implantar los ‘’ansiados test rápidos’’ para someter a la mayoría de la población a las pertinentes pruebas.

En cuanto a las previsiones económicas, según un estudio de Deloitte 2020, sobre el impacto económico del COVID-19, podemos ver cómo los penalistas se muestran pesimistas en relación con la tasa de empleo, en el cual esperan una demora del 49% en el segundo semestre del año que viene.

En relación con, las medidas de salud laboral instauradas por los panelistas en sus organizaciones, y siguiendo las recomendaciones de las autoridades gubernamentales y sanitarias, más del 90% ha implantado el teletrabajo y el 84% ha establecido una política de cancelaciones de viajes y desplazamientos.

Por otro lado, el 70% ha establecido medidas adicionales de limpieza, desinfección, distanciamiento y seguridad en el puesto de trabajo y sólo un 25% apunta haber establecido controles de salud en sus empresas, estableciendo medidas proactivas de medición de la temperatura entre sus empleados.

Fuente: Deloitte, barómetro de empresas COVID-19

Prevención por desempleo y reclamación en caso de ERTE

¿Qué derechos tengo en caso de ERTE?

Según la OCDE, los trabajadores tienen derecho a cobrar la prestación por desempleo, es decir, no se consume el derecho a prestación por desempleo generada hasta el momento y, además, todos los trabajadores tienen el derecho de cobrar, aunque no hayan cotizado el mínimo exigido por ello.

En cuanto a las acciones tomadas por El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en materia de Protección por Desempleo, se han establecido medidas urgentes para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, las cuales estarán vigentes durante la situación actual.

Dentro de la suspensión temporal de contratos y reducciones temporales de jornada, se ha establecido la protección de aquellos trabajadores que se vean afectados por un ERTE, incluido a aquellos que no reúnen los requisitos de acceso a la prestación.

Además, cabe destacar que el acceso por parte de las personas afectadas a la prestación por desempleo no consumirá posibles prestaciones futuras. Y en cuanto a la protección de los trabajadores fijos discontinuos, se le otorgará la prestación por desempleo hasta 90 días.

Ante la situación de presentar solicitudes fuera de plazo, el trabajador no perderá el derecho de la prestación, pues se considera en plazo las solicitudes presentadas durante el proceso en que estén en vigor las medidas para este periodo.

¿Podré volver a mi puesto después del ERTE?

El ERTE es una medida temporal y, cuando no existan las causas que lo motivaron, los trabajadores deben volver a sus puestos o recuperar sus jornadas anteriores.

Medidas de prevención en la vuelta a la rutina

En cuanto a las medidas de prevención que han de tomarse en la fase de estabilización, en la que la actividad se reanudaría gradualmente, serían las siguientes:

  1. Limpiar las manos con frecuencia

Se recomienda con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente después de haber estado en un lugar público, o después de sonarse la nariz, toser o estornudar. Además, usar un desinfectante para manos que contenga al menos 60% de alcohol.

2. Evitar el contacto cercano

Fácil de decir, muy duro y complicado de hacer, la Organización Mundial de la Salud aconseja mantener al menos 2 metros de distancia o 6 pies entre nosotros y los demás, ya que la cubierta facial de tela no sustituye el distanciamiento social. Este es nuestro reto como sociedad, nuestro gran reto. En nuestra cultura Mediterránea, al igual que Italia, debemos cambiar nuestra forma de mostrar nuestro aprecio/respeto hacia los demás. Algunos consejos vienen de países nórdicos, como por ejemplo chocar el codo, sonreír como los asiáticos, o incluso asentir con la cabeza.

3. Limpiar y desinfectar

Se recomienda limpiar y desinfectar las superficies frecuentemente tocadas, esto incluye mesas, pomos de puertas, interruptores de luz, escritorios, teléfonos, teclados, etc.

Para nosotros el mejor desinfectante, que ademas huele muy bien es Sanitol, no lleva lejía. Ojo la lejía daña los cristales!

Y esto es todo de momento, de consumidor a consumidor, de ahorrador a ahorrador, vamos!

Síguemos en nuestras redes para estar al tanto de todas las promociones activas como de la tendencia del ahorro. Ahorrissimo te ahorra, ¡tiempo y dinero!